¡NO TE LO PUEDES PERDER!

Advertencia
  • Política de Cookies

    Esta web utiliza cookies técnicas y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.

    Ver la Política de Cookies de esta página web.

Imprimir

El viaje a Itálica de Lydia, Javier y Dase

el .

Valoración de los usuarios: / 6
PobreEl mejor 

JavieryDase Lydia

Introducción: Julio Torrecilla Martínez

La posibilidad de la participación del C. A. Cuenca en Itálica 2017 comenzó a fraguarse a finales de noviembre. En general, los chicos y chicas que cuentan con hábito y cierta experiencia en la competición se apuntan, evidentemente con el consentimiento de los padres o incluso con ellos, y a veces también con el beneplácito de las notas que traen por Navidad. Por otro lado, que niños de 8 años con un mes de estancia en el Club se sumen a una experiencia así, sí es sorprendente. Probablemente no es culpa de ellos, obviamente, es de los padres; ¿o quizás sí lo es porque los padres ven las ganas y la ilusión de sus hijos por lo que están haciendo y se contagian de tal manera que se embarcan para no perderse ni una aunque no hayan hecho más que llegar? 

Desde que regresamos del Cross Internacional de Itálica he contado buena parte de lo que éste dio de sí desde un punto de vista exclusivamente personal. Pero creo también muy interesante que los atletas, en este caso los más pequeños, porque son atrevidos, sinceros, directos, ingenuos y espontáneos, cuenten también su ilusionante historia. Es por ello y porque tampoco les viene mal que escriban y se sientan protagonistas que les pedí elaborasen su propio artículo, de su puño y letra, para hacerlo público en nuestra página web.

Los protagonistas son tres, cada uno con su historia: Lydia Ballesteros Garrote, 11 años, lleva poco más de un año en el Club; Javier Malla y Dase Pérez tienen 8 años y han empezado el pasado 2 de noviembre. Lydia y Javier han nacido en Cuenca y Dase en Etiopía, en la región de Benishangul Gomuz, situada al oeste del país formando frontera con Sudán. Sus padres adoptivos, Marcos y Laura, lo recogieron en un orfanato centralizado de la capital, Addis Ababa, y lo trajeron a Cuenca en junio de 2013.

A Lydia, Javier y Dase mi gratitud por corresponder a semejante petición y una gran felicitación por su atrevimiento para contarnos su historia, que no es lo mismo que competir en una carrera. 

| CRÓNICA DE DASE | CRÓNICA DE JAVIER | CRÓNICA DE LYDIA |